Bienvenidos a este primer ISSUE del Magazine,

El cuidado de un bolso o cualquier otro artículo de piel es un tema importante, pues no debemos olvidar que el cuero proviene de seres vivos y, por tanto, va variando en función del tiempo y los cambios climáticos. ¿Verdad que, en mayor o menor medida, cuidas la piel de tu cara o tus manos? Pues un bolso, necesita unos mínimos cuidados.

Vamos a ver cómo hacerlo correctamente:

1. Guardar el bolso en su funda

Parece obvio, pero no siempre somos tan obedientes. Al guardar el artículo de cuero o bolso en una funda guardapolvos, precisamente eso es lo que conseguimos: que la piel quede protegida ante cualquier factor externo, incluyendo polvo e incluso, la exposición al sol, que puede provocar que el color de la piel vaya perdiendo fuerza.

Nuestros bolsos siempre vienen acompañados de su funda de algodón cosida a mano en España con el logo de Sofía Uriach Brand, así que no tendrás que sufrir por conseguir una. Si por lo que fuese la perdieses, siempre puedes envolver el bolso con un tejido de algodón natural o comprarla.

 

2. Evitar que se deforme

Es fácil caer en la tentación de guardar el bolso y olvidarnos del tema, pero te recomiendo que, en la medida de lo posible, lo rellenes con papel de seda o similar (nunca de periódico o revista, pues su tinta puede desteñirse en el interior del bolso y provocar el desastre). De esta manera evitarás que se deforme y se mantendrá como nuevo.

 

3. Limpia tu bolso de piel con algodón

Para mantener tu bolso limpio y cuidado, puedes utilizar un algodón y pasarlo por encima de la superficie, sin  frotar muy fuerte. Además, nunca lo remojes con agua. Si por casualidad se mojase (al pasear con lluvia, por ejemplo), ¡no uses secador! Ten paciencia y sigue con el algodón…

 

4. Hidrata la piel de tu bolso

Para que se mantenga bien la piel del bolso, debes nutrirla de vez en cuando (un par de veces al año está bien). Puedes comprar una crema hidratante que no contenga ni siliconas ni petróleos y pasar cantidades pequeñitas con un trocito de algodón por toda la superficie del bolso. Este la absorberá y se verá como nuevo. Este truco también es válido para las pieles que se rayan (algunos tipos de cuero son tan naturales y están tan poco tratados que, al pasar una uña por encima, quedan “dibujados”). La crema de Nivea da muy buenos resultados.

 

5. Pieles exóticas

Estos trucos sirven para pieles y cueros “estandard”. Si estás pensando en bolsos de pieles exóticas (cocodrilo, avestruz, lagarto…) te aconsejo que vayas a cualquier centro especializado en el que puedan darte tips más concretos (los zapateros de barrio son auténticos expertos). En el caso de Sofía Uriach Brand, no trabajamos con este tipo de pieles.

 

 

Por último, recomendarte que ante la duda, contactes siempre a la marca donde hayas comprado el bolso. Ellos sabrán qué recomendaciones específicas ofrecerte. Si quieres ponerte en contacto con nosotros, escríbenos a hello@sofiauriach.com y estaremos encantados de atenderte.

×